Cola de caballo

    0,90 €
    Impuestos incluidos
    Cantidad
    6

    La cola de caballo (Equisetum arvense) es una especie de arbusto perteneciente a la familia de las equisetáceas.

    Actualmente, la cola de caballo es una de las hierbas medicinales más completas y consumidas en todo el mundo.

    La cola de caballo se puede utilizar de forma externa (lavándo el cabello con cola de caballo, por ejemplo) o de forma interna (infusiones y/o tés de cola de caballo).

    Las principales indicaciones de la cola de caballo son las que te exponemos a continuación: 

    • Por su alto contenido en sales minerales y vitaminas, la cola de caballo debe recomendarse en primer lugar como un aliado natural para tratar la astenia, la debilidad, estados leves de anemia y para etapas de desarrollo, pero también como apoyo en la vejez y en los periodos de convalecencia.
    • Actúa como un diurético potente y resolutivo. Se indica para favorecer la emisión de orina y la eliminación de toxinas desde el hígado y el riñón.
    • Es útil para contravenir la retención de líquidos y los edemas. Se incluye en formulaciones para favorecer la depuración orgánica y la pérdida de peso en personas obesas o con sobrepeso.
    • Te ayudará a aliviar diferentes afecciones genitourinarias, como la molesta cistitis, uretritis, nefritis y para prevenir la formación de piedras en el riñón.
    • Se muestra como un antiinflamatorio seguro y eficaz, que une su poder depurativo y desintoxicante para mediar en problemas de tipo reumático, en casos de artritis, artrosis y gota. Te ayudará a eliminar los excesos de ácido úrico y urea.
    • Las personas hipertensas tienen en la cola de caballo un buen aliado. En tal caso, cabe asociarlas a plantas que refuercen su acción.
    • Como astringente, antihemorrágica y cicatrizante, la cola de caballo se aplica a nivel externo sobre hemorragias superficiales, hemorragias nasales o epistaxis, sobre heridas, llagas, úlceras dérmicas, sobre dermatitis atópicas por reacciones alérgicas, sobre erupciones, urticarias, pruritos y quemaduras con eritemas.
    • Bajo este mismo supuesto, la cola de caballo por vía interna, se indica para tratar menstruaciones abundantes, dismenorreas, diarreas estacionales, etcétera.
    • La abundancia de sílice explica su fuerza para mantener el colágeno y favorecer la elasticidad de los tejidos. Se usa para combatir la sequedad de la piel, las pieles correosas o castigadas, para reparar pieles dañadas y resecas, así como para tratar el acné juvenil.
    • Es eficaz para tratar úlceras y aftas bucales, llagas e inflamaciones en el paladar y en la lengua, así como diferentes parondopatías y para frenar la hemorragia en las encías.
    • Las decocciones depuradas de cola de caballo, asociada a otras plantas antiinflamatorias como el aciano, se han destinado a aliviar la inflamación del contorno del ojo y de los párpados.
    • Por sus virtudes hemostáticas, la cola de caballo se asocia a plantas como el rusco, el ginkgo o el castaño de indias para tratar problemas de insuficiencia venosa, como varices o hemorroides, aplica por vía tópica en baños y lavados.
    • Ayuda a fortalecer el tejido conjuntivo y los huesos y también por vía tópica se emplea para recuperarse de lesiones deportivas como fracturas leves, esguinces, torceduras, tendinitis y desgarros.
    • La cola de caballo, en loción o masaje, se usa para regenerar el cuello cabelludo, para prevenir la caída del cabello y para combatir la caspa.
    • Por su incidencia en la formación de colágeno, la cola de caballo te será de gran ayuda para mantener la uñas fuertes y libre de toxinas, como hongos, bacterias, estrías, etcétera.

    100000241
    6 Artículos

    No hay ninguna opinión por el momento.